¿Donación de sangre de cordón o espero que deje de latir?

         Esta es una pregunta que me realizan mucho en las clases de preparación al parto y en las clases de piloga. Para empezar voy a decir que es una decisión muy personal, cada pareja debe hablarlo y decidir en consecuencia.

        Lo primero que hay que saber es que, si el parto va bien y todo marcha de forma natural, la respuesta a esta pregunta es una decisión nuestra. Es algo que se puede elegir en un plan de parto, tanto si hemos rellenado el que nos dan en el centro de salud, como si he escrito uno de mi puño y letra. Ni que decir tiene que, si corre peligro la vida del bebé o la de la mamá, ni siquiera van a darnos la opción, pero…. ¿y si todo va bien?

         Una vez que nace el bebé, lo ideal es colocarlo encima de la mamá en contacto piel con piel y que no se mueva de ahí cuanto mas tiempo mejor. Una vez que esto ocurre, el bebé sigue conectado a la mamá por el cordón umbilical y la placenta. El cordón umbilical sigue latiendo, por lo que todavía hay circulación de sangre entre la placenta y el bebé. Para donar la sangre de cordón, es necesario realizar un corte precoz del cordón, antes de que deje de latir. La sangre que se extrae para la donación es la sangre que se encuentra en la placenta, es decir, no se extrae sangre al bebé. La sangre que obtenemos es la que se manda para analizar y la que se utilizará o no para donación.

         Una vez que queda claro como se hace la donación, podemos plantearnos la pregunta inicial. Siempre que contesto a esta pregunta lo hago de la misma forma. Tenemos una balanza:

  • En un platillo de la balanza esta el corte tardío del cordón, es decir, dejar que el cordón deje de latir por sí mismo y una vez que se cierre el circuito bebé-placenta, cortar el cordón y separar al bebé de la mamá.
  • En el otro platillo de la balanza esta el corte precoz del cordón y aprovechar la sangre extra que aporta la placenta para realizar la donación.

         Ahora bien, lo ideal para tu bebé es cortar el cordón de forma tardía. Ese aporte extra de sangre tiene muchos beneficios para el bebé, mayor aporte de hierro, mejora las condiciones de salud, etc. Esta corroborado por diferentes estudios científicos a los que no vamos a entrar ahora. Esto no significa que tu bebé vaya a estar peor sin ese aporte de sangre extra. No obstante, si en el futuro, por lo que sea, tu bebé se pone enfermo y necesita células madres de la sangre de cordón de otro recién nacido, seguro que pensarás “porque no hay mas gente que dona”. Esa sangre puede estar salvando la vida de alguien.

         Teniendo todo esto presente, la elección es tuya. Ahora tienes mas información con la que tomar una buena decisión. ¿Que opinas?

Para mas información: 678315500. juliofild@hotmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: